Un homenaje a Mora, Tordo y Wayra, tres caballos que acaban de recorrer todo el país

Este domingo, Marcos Villamil llegará hasta el obelisco, el corazón de la ciudad de Buenos Aires, junto a Mora, Tordo y Wayra, los tres caballos que lo acompañaron en su travesía de poco más de un año a lo largo y ancho de toda la Argentina. 

Villamil, un ingeniero agrónomo de 29 años, partió en septiembre de 2020 desde el campo de su familia en la localidad de General Alvear, provincia de Buenos Aires. Siguiendo principalmente los viejos trazados ferroviarios, bajó hasta Río Negro, atravesó esa provincia hasta la cordillera y luego cabalgó hasta la ciudad de Ushuaia. Después puso rumbo norte y, pasando por La Pampa, Córdoba, Tucumán y Salta llegó hasta la Quiaca. El último tramo lo hizo por el noreste y el Litoral argentino, y ahora está a punto de culminar un recorrido con el que soñó durante años. El domingo a las 8 de la mañana, Villamil y sus tres caballos estarán en Juncal y Cerrito y desde allí irán escoltados hasta el obelisco para luego bajar por Callao hasta Libertador e ir hasta La Rural de Palermo, donde serán recibidos por los Granaderos a caballo.

Pocas horas antes de cerrar su gran aventura, el joven conversó en vivo con Dimas Patrón Costas, gerente de la Cámara de la Industria Equina (CAMINE), para recordar algunas de las historias que cosechó en estos 14 meses a caballo y para homenajear y poner en valor a sus fieles compañeros de viaje: Mora Tordo y Wayra.    

“Para hacer un viaje así necesitás caballos con ciertas condiciones, que no tenga cruz alta y otras cuestiones físicas, pero sobre todo necesitás que sea un caballo con espíritu, que sea un caballo que pueda estar 3 o 4 días en condiciones desfavorables y que no se venga abajo”, dijo Marcos en el comienzo de la charla, y eso es lo que ya le habían demostrado Wayra y Mora en un viaje de 1000 kilómetros por la provincia de Buenos Aires que había hecho con amigos hace algunos años. Por eso los eligió para este nuevo desafío.

“En el comienzo del viaje, Mora ya tenía 14 años, y además tiene la cruz un poco alta, pero era Mora. Dije, tiene tanto empuje que no puedo no llevarla”.  

Por su parte el Tordo es cruza de Mora con un percherón, y Marcos lo acababa de terminar de domar. “En General Alvear tengo siete caballos de los cuales yo crié y domé a cinco de ellos, entonces somos como una gran familia, son todos bastante hijos míos”, contó, y después detalló algunas particularidades sobre la relación entre ellos. “Si bien están todos juntos en el campo, esa manada de 7 caballos está partida en dos grupos, en los cuales Wayra es la líder en uno y Mora es la líder en otro. Al viaje me llevé a las dos líderes, que igual se conocen desde que nacieron. Cuando pongo la comida, Mora la corre a Wayra, Wayra lo quiere correr al Tordo pero el Tordo ni se inmuta porque es enorme. Wayra es una líder nata, pero Mora es la más grande, y el Tordo es como un bebé en el cuerpo de un gigante”, describió.

El espíritu de los caballos se puso a prueba muchas veces durante los 430 días que llevan andando por el país. Entre los momentos críticos, Villamil recordó uno en el sur de La Pampa, llegando a la provincia de Río Negro. “En un tirón teníamos que hacer 76 kilómetros, que es una distancia que se puede hacer, pero acá eran 76 kilómetros sin agua, hasta llegar al Río Colorado. Fueron más de 10 horas al trote bajo el sol, sin parar. Una locura, yo tenía en la cabeza que había que atravesar eso como fuera, pasarlo lo más rápido posible, y los caballos acompañaron con un ritmo increíble. A la tarde, cuando llegamos a lo de la familia que me iba a recibir, al costado del río, salieron todos a recibirme y les tuve que pedir por favor que nos dejen llegar inmediatamente al agua. Estábamos los cuatro muertos de sed. Más tarde mientras comíamos me hacían preguntas y yo no podía ni articular las palabras, les pedí disculpas porque me di cuenta que mi cerebro no estaba funcionando bien, necesitaba recuperarme”.

Otro tramo bravo lo pasó en plena cordillera, en el límite entre Chubut y Santa Cruz, en un paso entre dos campos por el que no circula nadie a 100 kilómetros a la redonda, y en el que por supuesto no hay señal. “Si nos pasaba algo ahí estábamos jugados. Y pasó. Primero empezó un viento tremendo, ahí hay vientos de 80 kilómetros por hora. Mora se empezó a caer físicamente y tuvimos que frenar. Le di una medicación y justo cuando estaba armando la carpa empezó a nevar. Tuvimos que hacer noche ahí nomás, me metí en la bolsa de dormir toda llena de nieve y dormí con el bozal de Mora atado a mi mano, y a cada rato me levantaba para moverla, para ver si estaba bien”.   

El frío también se hizo presente en el otro extremo del país, la puna jujeña, donde hay una amplitud térmica de 30 grados. “Ahí tenía que salir a las 3 de la mañana, cuando todavía está templado, porque después al amanecer baja mucho la temperatura y quería que a los caballos el frío los agarre andando, pero yo me pegaba ese frío en el pecho. El día que entré a la Quiaca me agarró la madrugada con menos 12 grados. Me acuerdo de estar con los pies entumecidos, no los sentía, y había claridad pero no quería salir el sol. Yo decía “¡que empiece a calentar!”. Entonces me bajo y empiezo a caminar, y cuando la veo a Mora, se le había formado un hielo que le colgaba de la nariz. No lo podía creer”, relató el paisano.

Por supuesto que más allá de los tramos ásperos, los buenos recuerdos son mayoría, como aquellas veces en que los caballos se acercaban a la mesa del asado como tres miembros más de la familia.

Como Villamil, son muchos los amantes de los caballos que sueñan con lanzarse a una aventura por el país. A ellos, el joven les recomendó lo siguiente: “Más allá de la planificación, entregate a confiar en que la gente te va a ayudar, a aplaudir en la puerta de un campo. Ir con respeto y con humildad. “Hola, qué tal, cómo le va. No sabe dónde les puedo dar pasto y agua a los caballos”. Aunque sea una cabalgata de dos días, les aseguro que se van a llevar algo en el corazón. Si nosotros no cumplimos nuestro sueño nadie lo va a cumplir por nosotros”, dijo.

Muchas de las historias e impresiones que fue teniendo, Villamil las fue compartiendo en su cuenta de Instagram, @abrazarte.argentina, que con los días y los kilómetros se convirtió en un verdadero catálogo de los paisajes y los rostros de nuestro país.

A esos rostros, a esa gente, se muestra infinitamente agradecido. “Si estamos los cuatro de vuelta es por las 400 personas y familias que nos han ayudado en el camino, y también desde Buenos Aires. No puedo rescatar a ninguno en particular porque sería injusto, es por cada uno de ellos que lo logramos. Parece una frase armada pero tengo que destacar a toda la gente”, afirmó. Y sobre el final de una charla emocionante, aseguró: “Hoy no tengo ningún deseo para mí, realmente, lo único que quiero es ver al Tordo, Mora y Wayra reencontrarse con el resto de su familia en el campo en el que se criaron. Les debo todo a ellos, quiero verlos volver con los suyos y decirles gracias por traerme hasta acá”.

Se viene la Segunda Semana del Caballo Argentino

Para homenajear a los caballos, un verdadero símbolo de la identidad argentina, y para resaltar la importancia socio-económica de la cría de caballos en el país, del 4 al 11 de diciembre próximos se realizará la Segunda Semana Internacional del Caballo Argentino, durante la cual se harán eventos y capacitaciones sobre diversos aspectos de esta verdadera industria a cielo abierto que emplea a más de 400.000 personas.

En las próximas semanas se dará a conocer la agenda detallada de eventos, pero entre los que ya están confirmados, una de las novedades será una cabalgata por la ciudad de Buenos Aires, el miércoles 8 de diciembre, y el Tercer Congreso de la Industria Nacional Equina.

Un comentario en “Un homenaje a Mora, Tordo y Wayra, tres caballos que acaban de recorrer todo el país

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: